981 94 70 09
info@zonasalud.eu

Helomas (callos) e hiperqueratosis (durezas)

30/11/2011  |  Podología
  • Helomas (callos) E Hiperqueratosis (durezas) 1/1

Las patologías que con más frecuencia se ven en las consultas de podología son las que están relacionadas con la piel.
Los helomas o callos, también conocidos como ojos de gallo o clavos, y las hiperqueratosis o durezas, están presentes en un alto porcentaje de la población. Como dato estadístico mencionar que el 90% de las personas mayores de 65 años presenta alguna dolencia en los pies, lo que hace de los pies una parte importante a tener en cuenta.

La piel es el órgano más amplio del cuerpo humano y su función más importante es la de protección frente al calor, luz e infecciones pero también realiza funciones de termorregulación, almacenamiento de agua y grasa y sensorial

Los pies son más propensos a sufrir patologías dérmicas debido al peso que soportan, exigencias biomecánicas y el stress producido por el uso del calzado, a menudo inadecuado.

Las queratopatías, como los helomas (callos) e hiperqueratosis (durezas) se producen por una tensión anormal o fricción sobre la piel durante un periodo largo de tiempo. Dicha tensión y/o fricción favorece el acúmulo de queratina producida por la capa celular de la piel, provocando la compactación de la piel y dotándola de un color amarillento en el punto de tensión


¿Qué son las hiperqueratosis o durezas?

Las hiperqueratosis o durezas son un acúmulo de queratina en una zona más amplia que los helomas y de forma más superficial. Tiene forma plana o ligeramente convexa y tiende a localizarse en zonas donde el pie recibe mayor presión como debajo de cabezas metatarsales, lateral de primer dedo y lateral de primera cabeza metatarsal, pulpejos de dedos y bajo articulación interfalángica de 1º dedo.
Las durezas de talón presentan un componente de hiperpresión pero la mayoría de las veces son producidas por problemas de sudoración y consecuentemente por falta de hidratación. A su vez, las grietas se producen en casos de sequedad extrema y descuido de estas hiperqueratosis o durezas en el talón


¿Qué son los helomas o callos?

Los helomas, del griego helos (clavo) y oma (tumor), son la queratopatía de menor extensión pero con una mayor profundidad. A menudo tienen forma cónica quedando la parte más puntiaguda hacia dentro, lo que hace que sea doloroso. Se producen en zonas de roce o presión puntuales como dorso o pulpejos de dedos y bajo cabezas de metatarsianos. En ocasiones aparecen en zonas menos comunes como el talón, arco interno o lateral del pie si hay problemas vasculares asociados y/o sequedad de la piel.
Son fases de los helomas o callos:

  1. Periodo de sensibilidad o fase de hiperqueratosis: engrosamiento de la epidermis. No ocasiona mucho dolor. 
  2. Periodo doloroso o fase higroma: al engrosamiento de la epidermis se une la formación de una bolsa serosa de fricción que puede provocar infección.
  3. Fase de periostitis: hipertrofia de las superficies óseas traumatizadas.  


¿Cómo tratarlas?

El podólogo trata las queratopatías mediante la realización de la quiropodia que consiste en eliminar las hiperquertosis y helomas con material adecuado para cada tipo de lesión. El material utilizado por el podólogo es desechable y estéril, lo que asegura la integridad del paciente evitando cualquier contagio de enfermedades como sida, hepatitis, hongos, papiloma…
Para evitar la aparición de queratopatias o evitar que vuelvan a reproducirse en poco tiempo será necesario actuar sobre la causa que las produce (calzado, trastornos biomecánicos, sequedad, malformaciones, etc.) El tratamiento deberá evitar la exposición a estos factores y/o tratar aquellos que sea necesario con tratamiento farmacológico, cheap prom dresses , plantillas a medida, ortesis de silicona y en los casos más graves mediante cirugía.